15 de Diciembre de 2019
Inicio
Signos del zodiaco
Personajes
Entre signos
Artículos
Horóscopo chino
Cartas astrales
Consulta astrológica
Feng shui
Powered by:
Horóscopo - Aries Horóscopo - Tauro Horóscopo - Géminis Horóscopo - Cáncer Horóscopo - Leo Horóscopo - Virgo Horóscopo - Libra Horóscopo - Escorpio Horóscopo - Sagitario Horóscopo - Capricornio Horóscopo - Acuario Horóscopo - Piscis
Inicio / Artículos / Meteoros
artículo
Meteoros
por Franciso Contreras
Meteoros
otros artículos
Angelina Jolie y la Astrología Budista
Triple conjunción en Géminis
La Gran Cruz de estos meses
Venus pasa por delante del Sol
El Poder y la Astrología
Mercurio en Tauro y Gran Trígono
Súper Luna del 6 de mayo
Astrología y Pensamiento
Semana astrológica del 16 al 22 de abril 2012
Semana astrológica del 9 al 15 de abril 2012
El Titanic y la Luna
Neptuno en Piscis y el Titanic
PROYECTO ESFERAS
La Primavera la sangre altera
Las Doce Casas Astrológicas
Vicente Cassanya en 2012
El atlas más completo del cielo
Mercurio retrógrado
XXIX Congreso Ibérico de Astrología
Neptuno en Piscis. así influirá en cada signo
¿Por qué 2012 es bisiesto?
2012, Año Chino del Dragón de Agua
El futuro de España y de Mariano Rajoy
El espíritu de las Navidades plutonianas
CONFERENCIA 14 DICIEMBRE
Morir a los 27
Huellas de la entrada de Neptuno en Piscis
15 M, Indignados y la cuadratura Urano-Plutón
Montañas Sagradas
Júpiter entra en Tauro
Boda Real en Inglaterra
Barcelona, del 7 al 11 de junio
Urano en Aries y Neptuno en Piscis
Terremotos y efecto Luna
Neptuno entra en Piscis
Ondulatoria y música pitagórica
Conferencias próximas
Lope de Vega y la Astrología
La representación del Sistema Solar
ARMON programa de Astrología
CURSOS Y VIDEOCONFERENCIAS
Ofiuco, ¿nuevo signo del Zodíaco?
La Radiación Gamma
Así te influirá el retorno de Júpiter a Piscis
Así afectará a cada signo Urano en Piscis
Urano regresa a Piscis
Eclipse de Sol y la Gran Cruz del verano
La genética y la histórica conjunción Júpiter-Urano
Acelerando hacia la catástrofe
2012 Mayas, los señores del tiempo
Mercurio retrógrado
Querido Plutón:
Eclipses
Actividades en 2008
Luna llena y delitos pasionales
A Santiago por el camino de las estrellas (Capí­tulo III)
A Santiago por el camino de las estrellas (Capítulo IV)
Tu Suerte cumple 10 años
XI JORNADAS ASTROLÓGICAS DEL MEDITERRÁNEO
Actividades en 2009
Libro Tu Suerte
Club Foro 7 décimotercer aniversario
Galileo y el Año Internacional de la Astronomía
CONSEJOS EN TU MÓVIL y CONSULTAS EN DIRECTO
Los amuletos de Obama
Powerpoint
Toledo, magia y cultura astrológica
Medicina y astrología
El Tarot, algo más que adivinación
Los anillos de Saturno
Estrenando blog
Curso Taller en Tenerife días 5 y 6 Diciembre
Hipatia de Alejandría
Saturno entra en Libra
Alineamiento Centro de la Galaxia
La conciencia de vivir. Claves de una vida plena
La magia numérica del Tarot
Actividades en 2010
Júpiter en Piscis
Sobre Marte en Leo y Plutón en Capricornio
2010, AÑO DEL TIGRE
Los eclipses influyen en la Bolsa
Pronósticos de Primavera 2010
Mercurio y Venus en Tauro
Raíces esotéricas de Sant Jordi y el Día del Libro
Reforma sanitaria de Obama
Rituales de San Juan para cada signo
ZEN: LA ILUMINACIÓN AQUÍ Y AHORA
Conecta con tu maestro interior
El Limbo que nunca existía
FIESTAS DE PRIMAVERA
Horóscopo Chino 2007
TU CARTA ASTRAL
La Obsidiana, Piedra de Sanación Ancestral
Test para descubrir el temperamento
Eclipse de sol en España
ALTARES DOMÉSTICOS
La Luna influye en la bolsa y el comercio mundial
ASTROCÁBALA
Mandalas
Astrologí­a Kármica
A Santiago por el camino de las estrellas Capítulo II
El Tarot y el amor
El Eneagrama
Deep Impact
En clave de sol
X Jornadas Astrológicas del Mediterráneo
ANUARIO ASTROLÓGICO 2008-09
El Mundo de los Astros 48
La Bella y la Bestia: El poder transformador del amor.
Reiki: la energí­a universal
La música de las esferas (1)
El lento alumbramiento de Acuario
Guí­as espirituales
Los sistemas de domificacion calculados por los astrólogos Árabes.
San Valentí­n
CROMOTERAPIA, Somos de colores
La Estrella de Belén
Astrologí­a Médica
La balanza de Occidente
Dante Aligheri e a Divina Astrologia
El Sistema Planetario Humano: los 7 Chakras (Capí­tulo I)
Cronologí­a lunar solar y siderea (Capí­tulo I)
La filosofí­a del conocimiento astrológico (Capí­tulo I)
Luna llena y delitos pasionales
RODÉATE DE BUENAS ENERGÍAS
A Santiago por el Camino de las Estrellas Captulo IV
A Santiago por el Camino de las Estrellas Captulo III
A Santiago por el camino de las estrellas Captulo II
RODÉATE DE BUENAS ENERGÍAS TE DECIMOS CÓMO Y DÓNDE
Rituales de San Juan para cada signo
ZEN: LA ILUMINACIÓN AQUÍ Y AHORA
El Limbo que nunca existió
FIESTAS DE PRIMAVERA
CONECTA CON TU MAESTRO INTERIOR
Quebuenrollito.com
Astrología Kármica
A Santiago por el Camino de las Estrellas (Capítulo I)
A Santiago por el Camino de las Estrellas Capítulo IV
A Santiago por el Camino de las Estrellas Capítulo III
A Santiago por el camino de las estrellas Capítulo II

En junio de 1908 se produjo una titánica explosión en la aislada región soviética de Siberia. Un estallido que liberó una energía de entre tres y cinco megatones -de 231 a 385 bombas atómicas como las lanzadas en Hiroshima-, que arrasó 2.200 kilómetros cuadrados, alteró el campo magnético de la Tierra, generó una onda sísmica que fue detectada en ciudades como San Petersburgo y San Francisco, sembró el terror y levantó el interés dentro de la comunidad científica sobre las "amenazas del cielo". Tunguska ha sido hasta la fecha la mayor catástrofe causada por el presunto choque de un meteorito registrado durante el pasado siglo. Pero... ¿qué fue lo que realmente ocurrió?

Aquella mañana del 30 de junio de 1908 los habitantes de la región siberiana de Tunguska quedaron sobrecogidos cuando una colosal masa de fuego surgió en el cielo cerca de las siete de la mañana. Ninguno de los lugareños, pertenecientes muchos de ellos a la etnia local de origen mongol Tungus, sabía qué podía ser aquella llameante forma alargada que, con un resplandor mayor que el del propio Sol, envuelto en una estela de polvo y pequeñas humaredas descendía velozmente. Instantes después surgió el desconcierto cuando, tras impactar en las cercanías donde confluyen los ríos de Podkamenaya y Nizhingua, surgió un gran hongo sobre la superficie terrestre. Los cristales de las casas temblaban, los muebles se caían, mientras el suelo temblaba y se escuchaban continuas explosiones.


"A la hora del desayuno yo estaba sentado cerca del puesto comercial de Vanarava mirando al norte. De repente -relató uno de los habitantes "tungus" que presenció el fenómeno- vi que sobre la ruta de Tunguska el cielo se abrió en dos partes y apareció un fuego muy alto sobre todo en el bosque. La grieta en el cielo se hizo más grande y toda la parte norte se cubrió de fuego. Sentí un golpe de calor que se hizo insoportable, parecía que mi camisa se quemara. Del lado norte, donde estaba el fuego, vino una fuerte ola de calor. Me quise quitar la camisa y tirarla lejos pero entonces los cielos se cerraron y se escuchó una gran explosión. Fui arrojado a varios metros de distancia, perdí el sentido por unos instantes pero entonces mi mujer salió y me llevó a casa. Luego se oyó un ruido, tal como si grandes rocas rodaran unas contra otras, como un fuego de artillería. La tierra tembló y caí al piso. Apreté mi cabeza contra la tierra porque temía que me cayeran piedras y me golpearan. Cuando el cielo se abrió un viento ardiente pasó entre las casas como el que sale de las bocas de los cañones dejando surcos en el suelo y destruyendo los sembrados. Luego vimos que todas las ventanas se habían roto y, en el granero, el pestillo de hierro de la cerradura se había partido en dos".


Un momento que varias estaciones sísmicas registraron como un terremoto que alcanzó los cinco grados en la Escala de Ritcher y que llegó a paralizar el ferrocarril transiberiano ante el temblor de los vagones y las vías férreas. Movimientos telúricos que afectaron a poblaciones ubicadas a 400 kilómetros del epicentro como así reflejaron los informes del distrito de Kansk.
Durante las siguientes semanas, según divulgaron los rotativos de la época, el polvo en suspensión redujo la transparencia de la atmósfera -tal como informó el Observatorio Smithsiniano de Astrofísica y el del Monte Wilson- pudiéndose leer los periódicos a media noche.


¿Qué había pasado?
La pregunta permaneció rodeada de misterio durante casi una década debido a las tensiones políticas existentes en la Rusia zarista que utilizaron este suceso como una señal divina en una etapa convulsa para la sociedad. No fue hasta dos décadas más tarde, cuando el especialista en meteoritos Leonid Kulik, con el apoyo de la Academia Soviética de las Ciencias, lograba -tras años de búsqueda y apoyo oficial siempre frenado por el gobierno zarista- llegar a una zona aislada ubicada a 70 kilómetros de la ciudad de Vanarava que había quedado completamente devastada.
El equipo de estudiosos comandados por Kulik descubrió 2.200 kilómetros cuadrados de tierra arrasados en el mismo paraje sobre el que chocó -según informaron los periódicos que había consultado en archivos y bibliotecas- el presunto meteorito que sembró de estupor y temor los poblados localizados en el territorio siberiano a principios del siglo XX.
El infierno se había hecho realidad en aquel olvidado paraje tal y como dejó rubricado en sus cuadernos de bitácoras. Todos los árboles aparecían tumbados en la misma dirección. Aplastados de forma radial alrededor de un punto que, en un principio, todos los investigadores creyeron se trataba del lugar de la colisión que provocó la catástrofe y que, extraña y curiosamente, dejó ocho kilómetros de arbustos quemados, sin ramas, pero en pie.
Tunguska, a pesar del tiempo transcurrido y del misterio que lo rodeaba, se convirtió en uno de los capítulos que hizo generar el miedo y despertar la conciencia científica ante el peligro que supondría un impacto de similares o mayores dimensiones en nuestro planeta. Suceso que junto con otros sembraron y siembran el terror entre quienes lo vislumbraban. Explosiones de fuego en el cielo, columnas de humo, lenguas incandescentes y bolas en llamas tan sólo parecían señalar antaño el fin del mundo en los campos y las ciudades. Hechos recogidos desde la más remota antigAzedad que, hasta bien entrado el siglo XIX, fueron negados sistemáticamente por muchos hombres de ciencia.


Argamedon: la amenaza del cielo
Hoy sabemos que los meteoritos, nombre que proviene del griego meteoron y cuyo significado es "fenómeno en el cielo", son en realidad la caída de materia que existe en el Sistema Solar y que, al entrar en contacto con la atmósfera terrestre, produce una incandescencia temporal resultado de la fricción atmosférica a una altura de entre 80 y 110 kilómetros. Fragmentos rocosos que son clasificados en función de su estructura, composición química isotópica y mineralógica. Denominados o etiquetados con el nombre del lugar donde impactaron y de los que se hallan numerosos restos en los grandes llanos de Estados Unidos, la Antártida, Australia o el Sahara. Pero además, se ha descubierto que estos bellos fenómenos celestes y astronómicos pueden ser la causa del aniquilamiento y destrucción de la vida en la Tierra, como así acuerdan todos los expertos que ocurrió con la extinción de los dinosaurios durante la era jurásica.
No en vano, los astrónomos han constatado la existencia de los etiquetados asteroides potencialmente peligrosos PHA (Potentially Hazardous Asteroid). Es decir, aquellos objetos próximos a la orbita terrestre, ya sean restos de cometas o asteroides, que por sus dimensione -un diámetro superior a los 50 metros para los meteoritos y un kilómetro para los asteroides- causarían destrucciones locales o catástrofes globales de inimaginables magnitudes y parecidas a las que ocurrieron en Tunguska. Afortunadamente gracias al proyecto Spaceguard Survey, nombre genérico que engloba los programas internacionales dedicados a la detección y catalogación de objetos próximos a la Tierra, incluyendo los potencialmente peligrosos, en el que España colabora desde el granadino centro astronómico de La Sagra, podemos estar aparentemente tranquilos. Los grandes destructores, como el que aniquiló la vida jurásica, chocan contra la Tierra una vez cada cien millones de años, los de 50 metros lo hacen una vez cada mil quinientos años y los de 20 metros lo hacen cada cincuenta años. Hoy el Instituto de Ciencias del Espacio tiene bajo vigilancia 742 objetos, es decir el 79% de las amenazas que, al igual que Tunguska, supondrían una tragedia. Pero existe un 30% que se escapa al control y vigilancia. Algunos de ellos han sido los protagonistas de significativos y singulares episodios en la geografía española.